Titular noticias
Nacional

España, ocho años a la cola de Europa en cooperación

Jueves 29 Octubre 2020

La Coordinadora ONGD de España presenta el informe de CONCORD AidWatch 2020. “Una llamada urgente para no dejar a nadie atrás”.

En pleno debate de los presupuestos generales del Estado (PGE) para 2021, llamamos a recuperar una política clave en un momento de crisis global severa.

Si el Gobierno quiere recuperar su credibilidad internacional, debe aumentar tanto la cantidad como la calidad de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD).

Cooperación: si no es ahora, ¿cuándo? #PGE2021



España continúa por octavo año consecutivo en el vagón de cola de la UE en cooperación, por detrás de Hungría. Mientras la media europea se sitúa en un 0,46%, España se queda apenas en un 0,19%. Muy lejos del histórico 0,7%, de cuyo compromiso se cumplen ahora 50 años.

Pero, además, si enfocamos a las cifras observamos que el Gobierno contabiliza como AOD partidas que no deberían ser consideradas como tal. Estos fondos, llamados ayuda inflada alcanza casi el 12,7%. En el caso de la ayuda bilateral este porcentaje asciende al 42,8% posicionando a España en el tercer puesto de la peor ayuda bilateral y mostrando la peor cara de la AOD española, un componente bilateral anómalamente deprimido y sin calidad.

El Gobierno ha reiterado su compromiso con el cumplimiento del 0,5% al final de la legislatura. La actual negociación de los PGE para 2021, es el momento perfecto para pasar de las palabras a los hechos. El camino hacia el 0,5% exige que el presupuesto para AOD se aumente en 900 millones de euros hasta alcanzar los 3.500. Cuando observamos esta cantidad frente a la que se destina a defensa (20.050 millones), la que se pierde debido a la evasión fiscal (entre 20.000 y 40.000 millones) o los subsidios a los combustibles fósiles (4.400 millones), comprobamos que no se trata de falta de recursos, sino de voluntad real para recaudarlos e invertirlos en políticas que garantizan los derechos humanos, protegen los entornos y la dignidad de la vida.

No solo cantidad, también calidad

El informe de AidWatch demuestra que además de en cantidad, España debe mejorar en calidad de la ayuda. Los fondos destinados a ayuda humanitaria son irrisorios: solo se destina a esta partida el 2,6% del total de la ayuda, una cantidad claramente insuficiente en un contexto de complejas crisis humanitarias y muy alejada de la media europea (7,5%) o de las recomendaciones del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE (10%).

Otra de las líneas de trabajo claramente debilitada en la relativa a la educación para la ciudadanía global; con un 2% de la AOD destinado a esta partida. En un contexto en el que crecen los discursos de odio estos fondos deberían aumentarse al menos hasta un 3%.

La ciudadanía exige medidas

En relación a la política de cooperación, la ciudadanía lo tiene claro. Según datos del Eurobarómetro 2020, la población española continúa siendo la que mayor apoyo ofrece a la cooperación en toda Europa: el 75% cree que la cooperación para el desarrollo deber ser una de las prioridades del Gobierno. Este es el resultado más alto de todos los países de la UE y supone un aumento de 8 puntos con respecto a 2018.

El momento es ahora: las decisiones que se tomen en los presupuestos generales del Estado mostrarán dónde se quiere situar España en el contexto mundial. La apuesta por políticas que contribuyen a la defensa de los derechos humanos, la igualad de las mujeres y la protección del planeta es crucial en un momento como el actual; la cooperación es una de ellas. Confiamos en que el Gobierno escuche a su ciudadanía y pase de las palabras a los hechos.

Fuente: Coordinadora ONGD de España

Noticia relacionada: Cooperación: si no es ahora, ¿cuándo? #PGE2021

 

Comunicación CONGDCAR
Últimas noticias