Era un niño cuando la Fundación Vicente Ferrer llegó a Anantapur, en la India, para comenzar a trabajar. Él fue uno de los primeros pequeños apadrinados y gracias a la labor de la ONG se ha podido labrar un futuro muy distinto del que tenía destinado. larioja.com