El mundo se enfrenta graves crisis humanitarias, de valores y principios. Asistimos a un rearme de las potencias internacionales que mueven sus fichas, conforme sus intereses y aumentan sus presupuestos en defensa.