Una   abuela   a sus nietas   decía  :-“Hijas mías,  cuidad  de vuestras  alas.”

Las niñas, asombradas le respondían: “Abuela, no somos un ave para  tener  plumas.”

La anciana contestaba: -” Aunque no las veis las tenéis  y  son  muy grandiosas.  Habéis de cuidar  que nadie  os las cercene   o  maniate  con  engaños.”

Pasados los años, una de ellas casó  con  un hombre  que  la tenía encerrada  en su puño  de  simulado amor.  Acordándose de su abuela recordó que tenía alas , las  que  ahora  estaban recortadas. Mirando por la ventana la brisa acariciándole dice: – “Soy aire de libertad  y  quiero  que  a esta atmósfera democrática te vengas  a volar, por ello, para  hacerlo  no temas  en dejar  la casa  que es prisión  y que, con el tiempo, hasta  tu  sepultura puede ser.”

La joven le dice: – “¡Tengo miedo a caer. Me cuesta mucho levantar vuelo!”

El aire, volviendo a hablarle, exclamó: – “Eso te hace creer tu carcelero, el que anula tu voluntad,  ese  que  quiere  tenerte  por  su  cometa.“

Retirándose del ventanal miró hacia la habitación, no estaba encadenada ni atada, pero sus pies no  los daba levantados de aquel terrible suelo y, aún peor, sin estar amordazada  no podía gritar. Oye los pasos de su guardián, suena la llave en la cerradura cerrando más la puerta. Oye gritos, el gentío fuera le dice: – “¡No temas, lánzate al vacío nosotras, si no se abren tus alas, seremos tu solidario colchón!”
  
Sin dudarlo se lanzó al grito de: ¡Libre soy! Las alas se le abrieron y sus ojos vieron   el plural y  colorista mundo  de  la  igualdad.  Desde el cielo su abuela contenta exclamaba:

”¡Las  alas  de mujer  nadie  podrá  invisibles  hacer. Son las alas del mundo de la igualdad!”     

___
Por: Concepción Arenal. | Categoría General.
 
#EfectoMariposa2020 #ConcursoCONGDCAR2020 #MujereIgualdad
 
Ver todos los relatos participantes de la V edición Concurso Literario Efecto Mariposa "Mujer e Igualdad".    
 
Vota por tu relato literario favorito