Teresa acusa el cansancio de los últimos meses. Hay mucha gente en el tanatorio, hace calor y apenas ha podido dormir los últimos días, cuidando de su madre.

Diez largos años estuvo enferma y ella a su lado, sin apenas ayuda. Pasando muchas noches en vela escuchándola quejarse. Pendiente de su medicación y atendiendo todas sus necesidades.

Familia y amigos han pasado por allí a darle las últimas condolencias, repitiendo las mismas frases hechas: 

—Ahora tienes que descansar, ya has hecho por ella todo lo que debías.

—Tienes que estar bien tranquila, la has cuidado muy bien.

— Ella se lo merecía, fue una buena madre. Les responde, con los ojos llorosos.

Pero ahora, ¿qué será de mi vida? —se pregunta a sí misma.

Su dolor se mezcla con la incertidumbre.  Su futuro es incierto y eso la angustia.

Perdió su trabajo y su vida social por dedicarse a cuidarla a tiempo completo. La relación con su novio se deterioró hace tiempo, pues él no soportaba tantas ausencias y esa situación compartida.

Sus hermanos seguirán con su vida y sus rutinas. Poco se involucraron, son hombres y dieron por hecho que le correspondía a ella cuidarla, simplemente por ser mujer.

Pese a todo su conciencia está tranquila pues todo lo hizo por amor a su madre.
 
___ 
Por: M.J.M.M. | Categoría La Rioja.

 
#EfectoMariposa2020 #ConcursoCONGDCAR2020 #MujereIgualdad
 
Ver todos los relatos participantes de la V edición Concurso Literario Efecto Mariposa "Mujer e Igualdad".    
 
Vota por tu relato literario favorito