Juanita voló en globo por primera vez a sus setenta y seis años. Ni pestañeaba de la emoción. Unos meses antes había sufrido una emboscada de sensaciones prohibidas subida a un elefante de trompa grande y orejas pequeñas en la lejana tierra de Scheherezade. Lo mismo se encontraba en un bosque corriendo detrás de una liebre, que estudiando koalas al otro lado del mundo. Se tapó su boca vacía de dientes aquella vez que se la tragó una ballena. Pero la suerte quiso que pronto saliera disparada hasta una isla solitaria, donde se hizo amiga de un unicornio, posiblemente azul que la llevó hasta la ciudad de Tombuctú.

Juanita era feliz de tanto ir y venir. Con esa maleta siempre a medio hacer y la bicicleta que la llevó desde el sur patagónico hasta los hielos del norte sin salir jamás de su Chalatenango natal en la república centroamericana de El Salvador.

Desde que aquellas muchachas le enseñaron a leer al comienzo de la guerra, Juanita Morales nunca dejó de viajar.
 
___ 
Por: C.O.F. | Categoría General.

#EfectoMariposa2020 #ConcursoCONGDCAR2020 #MujereIgualdad
 
Ver todos los relatos participantes de la V edición Concurso Literario Efecto Mariposa "Mujer e Igualdad".    
 
Vota por tu relato literario favorito