Poemamá estaba muy enfadada porque Poepapá se iba a cazar mamuts, mientras que ella tenía un montón de cosas que hacer, además de cuidar de los niños, y cuando regresaba de sus cacerías, él nunca ayudaba en nada.

     – Es cosa de mujeres – le decía encogiéndose de hombros.

Poemamá se quejó a Poeabuela y ella le contestó:

     – Ellos cazan y nosotras nos ocupamos de todo lo demás. Así ha sido siempre.

Poemamá pensó que aquello no era justo, pero se calló. Si seguía quejándose de aquella forma, la tacharían de problemática. Necesitaba buscar apoyo, así que trazó un plan. En los días siguientes habló del tema con todas las otras poemamás, consiguiendo que expresaran en voz alta sus quejas. De esta manera los pensamientos individuales se convirtieron en una voz común que llenó la Gran Cueva.

Cuando los Poepapás regresaron con el mamut, ellas hicieron su parte, les dejaron descansar un par de días y entonces expusieron sus poedemandas. 

Los Poepapás se quedaron muy sorprendidos, pero las escucharon atentamente, luego hicieron una poereunión y aquella misma noche, muy avergonzados, se disculparon por no haberse percatado de la poedesigualdad existente, convirtiéndose desde ese preciso instante en unos poemaridos colaboradores y atentos, modelo a seguir por todas las poetribus de la zona.

___
Por: I.M.L.J.| Categoría General.
 
#EfectoMariposa2020 #ConcursoCONGDCAR2020 #MujereIgualdad
 
Ver todos los relatos participantes de la V edición Concurso Literario Efecto Mariposa "Mujer e Igualdad".    
 
Vota por tu relato literario favorito