Titular noticias
Nacional

Informe del Sector de las ONGD 2019

Lunes 8 Junio 2020

Tras una década perdida para la cooperación, las ONGD resisten gracias, en gran medida, al apoyo ciudadano

Los datos del Informe del Sector de las ONGD 2019 muestran una ligera recuperación después de años de retrocesos. Esta mejora corre peligro en un momento en el que esta política pública es crucial para dar respuesta a la crisis global que vivimos. 

El impacto de la crisis actual ya empieza a notarse en las organizaciones que temen que esta situación suponga graves consecuencias en los proyectos de apoyo a las poblaciones más vulnerables con quienes trabajamos en 114 países.

El Informe del Sector de las ONGD 2019 se presentó el pasado vienes 5 de junio. En el encuentro participaron la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno Bau; el presidente de La Coordinadora, Andrés Rodríguez Amayuelas; y la directora, Maite Serrano Oñate. 


 

Foto: FAD, Nicaragua.

Los datos del Informe del Sector de las ONGD 2019 lo dejan claro: el apoyo ciudadano continúa en aumento y sostiene a un sector que presta servicios esenciales a las personas en situación de mayor vulnerabilidad en el contexto mundial de pandemia. El 52% fondos que manejan las ONG de Desarrollo son privados; el voluntariado no para de crecer y aumenta un 18% con respecto a 2016; y contamos con una base social de 2,4 millones de personas y donantes. Estos datos deben ser entendidos en su doble vertiente: por un lado, suponen un apoyo a la cooperación y a las ONGD; por otro, significan una llamada de atención al Gobierno para que esté a la altura de sus compromisos y los tiempos actuales. No se puede caer en la tentación de detraer recursos de cooperación para atender necesidades dentro de casa; tal medida supondría ignorar que la respuesta a la pandemia solo será efectiva si es global.


Algunos datos 

Nuestras organizaciones están presentes en 114 países, donde realizan 3.857 proyectos con 35 millones de personas, la mayoría de ellas son mujeres. 

Los ingresos de nuestras socias destinados a cooperación en 2018, ascendieron a 624 millones de euros. El 85% de los gastos, es decir 512 millones de euros, se destinó a: ejecución de proyectos y programas de desarrollo (359 millones); proyectos de acción humanitaria (114 millones); e iniciativas de educación para la ciudadanía global (39 millones). El resto de recursos se invierte en estructura, iniciativas de captación y otras actividades complementarias.

En nuestras ONGD trabajan 8.807 personas. La gran mayoría, 5.935, fuera de España; y, de ellas, 5.201 son originarias de los países en los que trabajamos. Si nos focalizamos en el personal local, el 62% corresponde a hombres y 38% a mujeres. En las sedes en España, la mayoría del personal son mujeres: 70% frente al 30% que son hombres; a pesar de ello, cuando se trata de presidencia y junta de gobierno, los puestos continúan mayoritariamente en manos de hombres: 69% frente al 31% en el caso de las mujeres. Este hecho es reflejo de la sociedad patriarcal en la que vivimos de cuyos problemas las ONGD no están exentas.
 

La resistencia del sector de las ONGD, a prueba con la crisis del COVID19

La actual crisis amenaza con nuevos retrocesos que pueden poner en dificultad la capacidad de las organizaciones para dar respuesta a las necesidades existentes y enfrentar crisis futuras. En el terreno laboral, la mayoría de las organizaciones ha optado por mantener el empleo, incluso con cargo a los fondos disponibles o reservas. De momento son pocas las que se han visto obligadas a aplicar ERTES durante la vigencia del estado de alarma, pero más de la mitad de las organizaciones cree que a medio plazo la crisis puede llevar a la reducción las plantillas. Preocupa especialmente el impacto que la crisis pueda tener en las organizaciones socias con las que trabajamos en los países.

En este contexto es importante poner en marcha los mecanismos necesarios para evitar que el impacto de la crisis limite la capacidad de acción de las organizaciones de desarrollo. Estos mecanismos deben girar, al menos, en torno a tres medidas:
  • Flexibilidad en la ejecución de los proyectos con seguridad jurídica.
  • Mantenimiento y mejora, con recursos adicionales, de las convocatorias públicas de cooperación para ONG.
  • Aumento de los presupuestos generales del Estado para 2021 en Ayuda Oficial al Desarrollo para alcanzar el 0,5% durante la legislatura en el camino hacia el 0,7%.
Recuperar la política de cooperación no es una opción, es la clave para que España ocupe su lugar en el mundo en la defensa de los bienes públicos globales, los derechos humanos y la protección del planeta. Es una pieza esencial para garantizar los derechos de las personas más vulnerables y dar una respuesta colectiva a la pandemia global. 

Una web interactiva y dinámica con datos en abierto

Miles de dados, más de 40 gráficos dinámicos, mapas interactivos, historias en primera persona y mucho más. Una web que es resultado de un enorme esfuerzo colectivo para recopilar la información que está detrás de nuestro trabajo
Una muestra de nuestro compromiso con la transparencia y el buen gobierno: las ONGD ofrecen sus datos en abierto para que cualquier persona pueda conocer cómo se organizan, en qué y dónde invierten sus fondos, cuántas personas trabajan en el sector y a cuántas llegamos, entre otras muchas cuestiones.
 

Comunicación CONGDCAR
Últimas noticias